Esperamos que sean de bendicion para tu vida
Predicaciones

Una Unción que Irrumpe 

La bendición de escuchar Bien

La Capacidad Mínima

Permaneciendo en la Carrera p.3

Sanando Heridas 

Propósitos de un Amor que Redime

La Iglesia que Dios quiere

Permaneciendo en la Carrera p.2

¿Qué Haces aquí?

¿Por qué Seguir cargando con eso?

¿Que aprenderán de ti tus hijos?

Permaneciendo en la Carrera p.1

Estudios Verso por Verso

de la Biblia

Estudio de Hechos 17:28-34

Estudio de Hechos 17:1-9

Estudio de Hechos 16:16-24

Estudio de Hechos 17:16-24

Estudio de Hechos 16:21-40

Estudio de Hechos 16:11-15

Estudio de Hechos 17:10-15

Estudio de Hechos 16:25-31

Estudio de Hechos 16:6-10

Servicios de Inauguración

Febrero 24, 25 y 26, 2017 

Como hacer un devocional

 

Muchas veces hemos oído decir que es necesario tener un devocional diario, pero el primer problema con el que nos encontramos es que no sabemos lo que es eso; ¿es un tiempo de estudio de La Palabra? ¿Es sólo un tiempo de lectura?, ¿Es un tiempo de oración? ¿Cómo se hace un devocional diario?, esto es lo que trataremos de contestar brevemente en los párrafos que siguen.

 

¿Qué es un devocional diario?

 

Un tiempo devocional es, básicamente, un tiempo de comunión con Dios, un tiempo especial que apartas para escuchar a Dios y platicar con Él. Esto se hace a través de la oración y la lectura de Su Palabra; pero tal vez la característica más importante de un devocional, y lo que lo diferencia de un tiempo de lectura, es que un tiempo devocional tiene su énfasis en la aplicación práctica de lo que Dios está diciendo, es decir, un devocional me permite tener instrucciones precisas de lo que Dios está diciendo, no sólo conocimiento intelectual de lo que Dios dice o es, no sólo adentrarme en Su carácter o en mi naturaleza, sino pasos concretos que me ayudan a cumplir la voluntad de Dios.
 
Así como la relación de amistad entre dos personas crece a medida que uno comparte con la otra persona, más actividades, más secretos, más cosas en común, más tiempo de conversaciones, risas y llanto; de la misma manera, mi relación con Dios se fortalece en mis tiempos devocionales. En esos momentos a solas con Dios es cuando mi confianza en Él va creciendo porque lo conozco personalmente cada día un poco más. (No sólo conocer de Él sino conocerlo a Él)
Además, en mis tiempos devocionales diarios es cuando recibo: 

 

Instrucciones claras sobre las dudas que tengo (Santiago 1:5), 

Recibo advertencias de parte de Dios si es que estoy desviándome del camino (Proverbios 3:5-6), 

Recibo ánimo si estoy decayendo en el espíritu (Salmo 119:92), 

Puedo recobrar esperanza si es que me siento perdido o desconsolado (Romanos 15:4). 

 

Te va a sorprender la cantidad de veces que en tus devocionales diarios Dios te va preparando para una prueba, o te da algunos versículos que es necesario que los compartas con alguien que está viviendo alguna situación complicada.

 

¿Por dónde empezamos?

 

Tal vez te ayude seguir estas sugerencias:

1.Determina una hora fija para hacer tu devocional y apégate a ese horario, no intentes hacer tu devocional en tu tiempo libre porque lo más seguro es que nunca encontrarás ese tiempo. Si agendas, programas y respetas cada día el tiempo que vas a utilizar para tu devocional, optimizarás cada uno de tus encuentros con Dios.


2. Elige un libro y haz tu devocional en él desde el principio hasta al final. No es recomendable que simplemente abras tu Biblia al azar cada día porque corres el riesgo de pasar por alto aspectos importantes del contexto y “hacerle decir” a la Biblia cosas que en realidad no dice. ¿Cómo leerías una carta de amor? Empezarías por el comienzo y poco a poco leerías, con calma, hasta el final ¿no es verdad? ¡La Biblia es una carta de amor que Dios te escribió! Así que toma un libro por el comienzo y sigue en él hasta el final.

 

3. Elige un lugar fijo en tu casa; un lugar donde no seas interrumpido por nada ni nadie y has de ese lugar tu espacio especial donde siempre te encontrarás con Dios. Eso te ayudará a no distraerte y perder el tiempo buscando dónde acomodarte para hacer tu devocional.

 

4. Tes listas todas las cosas que vas a necesitar: Una Biblia, un cuaderno, un lápiz, sacapuntas, etc. Guárdalas en el lugar donde siempre hagas tu devocional. El tener todo listo evitará tener que levantarte a buscar  algo que hubieras olvidado, y así podrás seguir concentrado en lo que Dios te va diciendo, sin distracciones.

 

Comencemos 

 

Lo primero que debes hacer es elegir un libro de la Biblia. Si es la primera vez que haces un devocional, tal vez lo mejor será comenzar con algo del Nuevo Testamento, por ejemplo uno de los evangelios. En todo caso, ora para que Dios te dirija al libro en que Él quiere hablarte.

 

Paso 1.  Oración

 

Una vez que has elegido un libro (pongamos como ejemplo que elegimos el evangelio de Marcos) lo primero que vamos a hacer es orar para pedirle a Dios que nos ayude a escucharle y que podamos ver cuál es Su Voluntad. Haz una oración corta, que te ayude a recordar delante de quién te estás presentando y que alinee tu corazón con el de Dios. Recuerda que este no es tu tiempo de oración e intercesión por otras personas sino que es el momento en que, como un soldado, te estás presentando delante de tu capitán a recibir órdenes e instrucciones, no a pedir favores.

 

Paso 2. Lee, Marca y Medita.

     

       1. Lee y marca

 

  En seguida comenzamos a leer el capítulo que nos corresponda (En este caso el capítulo uno del evangelio de Marcos) varias veces, pero vamos a leerlo con un lápiz en la mano y marcando todo lo que nos llame la atención, es decir, puede ser alguna frase que nos suene extraña o interesante; alguna palabra que se repita muchas veces, alguna actitud de un personaje determinado, alguna relación que haya de causa-efecto (…si haces esto… sucederá aquello…), algunos contrastes que puedas identificar, etc.  

     

      2. Medita

 

En este momento te darás cuenta de que hay algunas cosas que ya has marcado en tu Biblia, concéntrate en esas porciones (Pregúntale a Dios qué es lo que Él quiere decirte) y elige la que más te llame la atención. 

 

Toma un tiempo para meditar en esa porción. Hoy en día entendemos la meditación como tratar de poner la mente en blanco, pero en la Biblia meditar es todo lo contrario, es llenar mi mente de los pensamientos de La Palabra. 

 

Repasa varias veces ese pasaje que llamó tu atención y pregúntate: ¿hay algo aquí que tengo que imitar?, ¿hay algo en este pasaje que tengo que evitar?, ¿me identifico con alguna actitud que aquí se menciona?, etc. 

 

Tal vez puedes convertir ese pasaje en una oración, por ejemplo el Salmo 1 podría ser así:

 

“Señor, te ruego que apartes mi oído de consejos de malos y guárdame para que no ande en camino de pecadores. No permitas que me siente con los escarnecedores, sino que tenga hambre y sed de tu Palabra, que ésta sea mi delicia. Quiero ser como un árbol que está firme porque… etc.”

 

Toma tu tiempo, no trates de acelerar las cosas y llena este tiempo de meditación y oración, recuerda Dios quiere hablarte.

 

Vamos a poner un ejemplo en Marcos 1. En ese capítulo, después de leerlo un par de veces  yo marqué (entre otras cosas) el v.18 y el v.20 (Me llamó la atención la frase “le siguieron” porque se repite dos veces en una porción muy pequeña, apenas tres versículos).

 

     Paso 3. Escríbelo en papel 

 

2 Timoteo 3:16,17

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

 

  Paso 4. Aplícalo a tu vida.

 

EJEMPLO Marcos 1:16-20

                         

   

 Enseñar: (¿Cuál es el principio bíblico o mandato que me enseña La Palabra?) 

 

Los discípulos consideraron más importante seguir a Jesús que cualquier actividad que estaban realizando. Dejaron su seguridad económica, dejaron sus comodidades y su círculo de confort. Todo eso en el mismo instante en que Él los llamó.Dios quiere que lo siga a Él por encima de todas mis actividades, aunque implique algunos sacrificios sé que Él tendrá cuidado de mí.

 

Redargüir: (¿En qué he fallado en vivir de acuerdo a ese principio?)

 

Hay muchas cosas que he antepuesto a mi relación con Jesús, por ejemplo, esta semana he visto demasiada televisión (todas las noches llego a casa y lo primero que hago es encender la tele, ni siquiera oro para darle gracias a Dios de que regresé con bien), luego me puse a chatear por dos horas sabiendo que debía leer mi Biblia.El domingo no fui a la iglesia porque me salió un trabajo especial y me iban a pagar bastante bien, por eso preferí ir al trabajo y no a la iglesia.

     

Corregir: (¿Qué necesito hacer para cumplir ese principio?)

 

Necesito ver menos televisión y programar mis tiempos de lectura y oración de manera más específica. Voy a escribir esos horarios en mi agenda y voy a sujetarme a ellos. 

 

 Instruir en Justicia: (¿Cuál es la estrategia que voy a seguir para cumplir el propósito que tengo que corregir? Pasos concretos)

 

1.Hacer una lista de los programas de tele que me gustaría ver.

2.Determinar los horarios de esos programas y ver que no sobrepasen las dos horas diarias.

3.Comunicarle a mi esposa esta determinación para que me ayude a cumplirla.

4.Voy a imprimir esos horarios y los pegaré al lado de la tele para que los recuerde cuando regrese del trabajo.

5.En esa hoja con horarios también voy a agendar mis tiempos de lectura. Para organizar mi programa de lectura voy a comenzar a seguir un plan de lectura

6.No voy a encender la computadora después de las 9 de la noche, y voy a platicar con mi esposa lo que Dios me dijo en mi devocional y en mis tiempos de lectura. (podemos en ese tiempo leer juntos un proverbio cada día)

 

 

      Paso 5. Termina con oración 

 

Termina tu tiempo devocional con una oración, pero ten en cuenta lo que Dios te acaba de decir. Déjame explicarte esto un poquito más: ¿alguna vez has estado contándole a alguien algún asunto importante, y cuando terminas de hablar la otra persona simplemente te cambia de tema o te interrumpe para preguntarte algo que no tiene nada que ver con lo que platicas?, es que, en realidad, esa persona no estuvo escuchando lo que tú le decías, sino que se quedó enganchada en algún pensamiento suyo. A veces nos sucede lo mismo con Dios. Él nos habla en nuestro devocional sobre obediencia –por poner un ejemplo-  y en mi oración final yo le pido que me dé un aumento de sueldo… o sea no escuché realmente lo que Él me estaba diciendo porque mi oración final no tiene nada que ver con lo que Él me ha estado hablando unos minutos antes. Asegúrate de orar lo que Dios te acaba de decir en Su Palabra y entonces sabrás que tu oración será contestada (Juan 15:7).
En el ejemplo que acabamos de hacer, mi oración debería ser algo así: “Señor, gracias porque a pesar de mi infidelidad tú permaneces fiel. Perdóname por no haberte dado el lugar que te corresponde en mi vida y mis actividades, y ayúdame a ser más diligente en mis tiempos de lectura y oración. Desarrolla en mi vida obediencia a Tu Palabra, te lo ruego Padre en el Nombre de Jesús, amen”

 

Paso 5. Memoriza

 

Algunas veces, en tu tiempo devocional encontrarás algún versículo que vas a querer memorizar, si ese es el caso, escríbelo en un pedazo de papel aparte y llévalo contigo todo el día por donde vayas. En cada ocasión que encuentres saca ese papelito y repasa el versículo.

 

Consideraciones Finales 

 

1.Recuerda que el verdadero propósito de hacer tu devocional no es encontrar “verdades ocultas” o aspectos novedosos de La Palabra, sino tener comunión con Dios y recibir instrucciones suyas. No busques nuevos descubrimientos sino comunión e instrucción.


2.Considera siempre que un devocional no es algo “obligatorio”, sino un privilegio. Es decir, acércate a Dios con una actitud correcta y no a regañadientes. Ten paz, tu salvación no depende de tus tiempos devocionales (Efesios 2:8-9), pero tu comunión con Dios será mucho más cercana mientras más fiel seas en tus devocionales. 

 

3.Un devocional no es algo “mágico”, no es una fórmula para obtener cosas sino una manera de fortalecer tu comunión con Dios. 

 

4.No hay una forma “correcta” de tener tu devocional. En una relación siempre hay un toque de singularidad. Ahora, si bien no hay una forma “correcta”, sí hay ciertos lineamientos que son esenciales:

 

a)Se basa en la Palabra de Dios, no en sentimientos, sensaciones o corazonadas porque todo eso es engañoso, pero las Escrituras son “la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones” (2 Pedro 1:19)

 

b)El hacer mi devocional es una decisión personal y consciente, mucho más allá de mi estado de ánimo. Es una necesidad como comer, aunque a veces sienta que no tenga hambre, sé que necesito la alimentación. No hay sustituto para el alimento que recibo a través de La Palabra de Dios.

 

5.Si al principio sientes que no puedes, que Dios no te habla, etc. No te desalientes, persevera en tus devocionales y en oración. Necesitas aprender a escuchar a Dios y eso a veces requiere un poco de “práctica”. Si vas al gimnasio no ves los resultados terminando la primera serie de ejercicios, pero si eres constante los resultados serán evidentes pronto. No te desanimes, recuerda que Él ha enviado Su Espíritu para enseñarte Su Voluntad a través de La Palabra, ten confianza, Él lo hará.

 

Preguntas Frecuentes 

 

¿Cuál es la mejor hora para hacer mi devocional?

Realmente eso depende de ti. Lo importante es que encuentres ese tiempo en el que no haya mucho ruido ni distracciones, normalmente eso sucede en las primeras horas de la mañana pero siéntete con la libertad de buscar a Dios en cualquier momento del día. l problema de hacer tu devocional en la noche es que probablemente estés aturdido con los pensamientos de todo el día y no puedas concentrarte bien en tu lectura y además puedes estar ya cansado.
Jesucristo se levantaba muy temprano para ir a buscar dirección del Padre (Marcos 1:35) y en los Salmos una y otra vez se nos invita a buscar a Dios en las primeras horas del día (Sal 5:3, 57:8, 59:16, 88:13 entre otros)

¿Necesito escribir mi devocional?


Es mucho mejor darme el tiempo para escribir lo que Dios me dice cada día, porque al escribirlo fijo mejor sus instrucciones en mi mente, además, cuando me encuentre en alguna necesidad de sabiduría puedo rápidamente revisar en mi libreta devocional y repasar qué es lo que Dios me ha estado hablando la última semana, o el último mes y con ello encontrar una dirección segura y consejo de Dios de manera clara.

¿Qué pasa si un día no pude hacer mi devocional? ¿Necesito reponerlo?


No, simplemente asegúrate de que no se convierta en una costumbre. Cada día que pasas sin hacer tu devocional es una oportunidad que pierdes de ganar sabiduría, fe, paz, dirección, etc. ¿puedo estar un día sin comer? Claro, y no necesito comer doble al día siguiente, pero el día que no como voy a estar más débil, con menor capacidad de atención, etc. Lo peligroso sería acostumbrarme a no comer.

 ¿Cómo me aseguro de no “hacerle decir” a la Biblia cosas que no dice?


No tomes versículos aislados y nunca pierdas de vista el contexto. Pregúntate:
¿De qué tema viene hablando este pasaje? Qué tipo de literatura es? (en Salmos y Proverbios hay mucha poesía y por tanto mucho lenguaje figurado, muchas cosas no son literales. En Romanos tenemos cadenas de argumentos lógicos, o sea, cada concepto depende de haber comprendido el concepto anterior. Es por eso que Romanos está lleno de frases como: “por tanto”, “así que”, “así también”, “de manera que”, etc. Un manual bíblico te puede ayudar a entender qué tipo de literatura es el libro que quieres estudiar)


¿Quién está hablando? ¿A quién se está dirigiendo? Cuáles son las circunstancias que rodean este pasaje?


Un ejemplo muy común de un texto fuera de su contexto es: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13) y utilizamos ese versículo para todo tipo de situaciones: si tengo que presentar un examen en la escuela, si tengo sueño y necesito seguir trabajando, si quiero un carro y estoy pensando en sacar un crédito, etc. Pero el contexto en ese pasaje es muy claro:
¿De qué está hablando Pablo? Está diciendo que él ha aprendido a vivir en riqueza y en pobreza y que no le preocupa tener abundancia material o no tener nada, que sabe que sea cual sea la circunstancia, Dios está con él y lo fortalece. O sea, cuando necesito dinero, ese versículo ¡no es para conseguir dinero! Sino para darnos consuelo: “Dios me fortalece a pesar de las circunstancias” (Qué distinto a lo que normalmente escuchamos ¿no es verdad?)

Que Dios te bendiga.

 

Iglesia Cristiana Cristo Vive Asambleas de Dios

1620 W. 21st St. Wichita, Kansas. 67203

Phone: (316) 832-0606 cristoviveag@yahoo.com

©2019 by Iglesia Cristo Vive. All rights reserved

Privacy Policy

 

Iglesia Cristiana Cristo Vive, Asamblea de Dios

  • c-facebook